Defectos refractivos en la visión

por | marzo 6, 2021

Los defectos refractivos se encuentran detrás de la mayoría de las visitas al óptico-optometrista. Sin embargo, si preguntamos a los pacientes, pocos de ellos saben qué les pasa en la vista. En otras palabras, pocas personas podrían explicar en qué consiste exactamente su problema visual.

El mecanismo de la visión

Defectos refractivos de la visión
En nuestra visión pueden existir defectos refractivos como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo, que pueden hacer que no alcancemos una correcta agudeza visual. En estos casos, el uso de gafas o lentes de contacto puede compensar dicho defecto refractivo.

Indudablemente, la visión es el sentido que la mayoría de nosotros calificamos como el más importante. Empero, es el resultado de un complejo trabajo conjunto protagonizado tanto por los ojos como por el cerebro.

En primer lugar, el ojo es la puerta de entrada de los estímulos luminosos. En el fondo del ojo, la imagen generada por la luz se transforma en impulsos eléctricos. De hecho, gracias a los conos y los bastones, células especializadas que se encuentran en la retina. De aquí, el nervio óptico transmite los impulsos eléctricos generados en la retina al cerebro, donde son procesados en la corteza visual.

Defectos refractivos en el ojo

¿Por qué, entonces, unas personas ven bien de lejos y otras lo perciben todo borroso?

En ocasiones, la córnea, el cristalino y la retina de un ojo funcionan bien de manera independiente, pero no de manera conjunta. Es decir, actúan unidos como si fuesen un equipo. Coordinadamente, de tal modo que la imagen termina enfocándose.

Sin embargo, puede ocurrir que dicha imagen se produzca en un lugar equivocado de la retina.

En principio, la causa de ello se puede encontrar en pequeñas deficiencias ópticas de esas estructuras oculares. En otras palabras, desajustes que hacen que esa imagen aparezca delante o detrás de la retina, en vez de justo sobre ella.

Cuando esto sucede, las gafas o las lentes de contacto ayudan a que las imágenes provenientes de nuestro entorno se enfoquen correctamente sobre la retina.

La refracción, un concepto clave para descartar defectos refractivos en tu vista

Indudablemente, la visión del mundo que nos rodea depende del modo en que nuestros ojos refractan la luz.

Así, cuando la luz atraviesa el agua o una lente, su trayectoria experimenta una curva. En otras palabras, se produce su refracción.

Por ejemplo, esto resulta fácilmente observable al introducir una cucharilla en un vaso de agua.

Del mismo modo, algunas estructuras oculares tienen propiedades refractivas similares a las del agua o las lentes.

Estamos hablando de la córnea, el cristalino y el vítreo. Lógicamente, pueden “curvar” los rayos de luz hacia un punto de enfoque determinado. A este punto, localizado en el centro de la retina, lo denominamos mácula.

En primer lugar, la mayoría de la refracción ocular ocurre cuando los rayos de luz atraviesan la córnea, que es la superficie curvada y transparente más externa del ojo. Aunque, para ser estrictos, la película lagrimal y otros fluidos internos también tienen propiedades refractivas.

Por lo tanto, el proceso de la visión comienza cuando los rayos de luz reflejada en los objetos atraviesan el sistema óptico del ojo. En este proceso, la luz se refracciona y se enfoca en un punto determinado. Indudablemente, para una buena visión, ese foco debe estar en la retina. En otras palabras, la información de lo que vemos debe focalizar en el tejido nervioso situado en la parte interior del ojo.

Seguidamente,  allí es procesado por las células sensibles a la luz, que capturan las imágenes. Finalmente, esta información es transmitida a través del nervio óptico hasta el cerebro para su interpretación.

Lógicamente, a esta condición ideal se la denomina emetropía. Por ello, un ojo emétrope no requiere corrección de ningún tipo, aunque sí pueda requerir de protección, por ejemplo, frente al sol.

Tipos de defectos refractivos

En líneas generales, los defectos refractivos son imperfecciones ópticas que impiden que el ojo enfoque correctamente la imagen en la retina.

Así, las personas con miopía, hipermetropía y astigmatismo necesitan la corrección óptica proporcionada por las gafas y las lentes de contacto para no ver borroso.

Es decir, las gafas y las lentes de contacto se fabrican con la curvatura exacta para alcanzar el grado de refracción necesario que enfoque la imagen justo en la retina.

Miopía

¿Cómo se manifiesta la miopía? Generalmente, los pacientes se quejan de que los objetos cercanos se ven con claridad, mientras que los lejanos aparecen borrosos.

Causas de la miopía. La miopía tiene lugar cuando el globo ocular es ligeramente más largo de lo normal, de la parte anterior a la posterior. También si la córnea presenta demasiada curvatura. Generando, así, demasiada potencia refractiva. Lógicamente, esto hace que la imagen se enfoque en un punto delante de la retina, en lugar de directamente en su superficie.

Hipermetropía

¿Cómo se manifiesta la hipermetropía? En este caso, los objetos distantes normalmente se ven bien, pero los cercanos no se enfocan con claridad.

Causas de la hipermetropía. En líneas generales, la hipermetropía se produce cuando la imagen se enfoca detrás de la retina, en lugar de directamente en ella. Obviamente, ocurre también si el globo ocular es más corto de lo normal, o si la córnea tiene muy poca curvatura.

Astigmatismo

El astigmatismo es un defecto refractivo
El astigmatismo es otro de los defectos refractivos posibles en el ojo. Así, el paciente experimenta una pérdida de visión tanto mirando lejos como cerca

¿Cómo se manifiesta el astigmatismo? Finalmente, en caso de astigmatismo, la visión resulta borrosa a cualquier distancia.

Causas del astigmatismo. Precisamente, el astigmatismo normalmente está causado por una córnea irregular. Es decir, que en lugar de tener una forma simétricamente esférica, como un balón de fútbol, presenta algunos meridianos más curvados que otros, como un balón de rugby (astigmatismo corneal).

Además, en otros casos, el astigmatismo está causado por la forma del cristalino en el interior del ojo (astigmatismo lenticular).

¿Y la vista cansada?

Finalmente, la presbicia o vista cansada no se considera propiamente un defecto refractivo. Es considerado, generalmente, como un defecto fisiológico que aparece a partir de los cuarenta años.

La presbicia también se conoce como vista cansada
La presbicia o vista cansada aparece cuando el paciente ve perfectamente de lejos pero no consigue enfocar objetos en visión próxima

¿Cómo se manifiesta la vista cansada? Generalmente, los pacientes présbitas presentan dificultad para enfocar los objetos cercanos.

Causas de la presbicia. Como resultado del paso de la edad, y de forma fisiológica, el cristalino y el músculo ciliar (encargado de enfocar a distintas distancias) pierden su elasticidad y flexibilidad.

En otras palabras, con el paso del tiempo, perdemos capacidad de acomodación, lo que se traduce en una disminución de la capacidad de enfoque.

Causas de los defectos de refracción

En líneas generales, la habilidad del ojo para refractar o enfocar de manera correcta en la retina se ve influida por:

  • En primer lugar, la longitud del ojo. Es decir, si el ojo es demasiado largo, la imagen se enfoca antes de alcanzar la retina (miopía), mientras que si el ojo es demasiado corto, la imagen no se enfoca en el momento en que alcanza la retina (hipermetropía).
  • En segundo lugar, de la curvatura de la córnea. Obviamente, si la córnea no tiene una forma perfectamente esférica, la imagen se refracta o se enfoca irregularmente (astigmatismo).
  • Por otra parte, una persona puede tener ambos tipos de alteración. Es decir, podemos estar ante miopía o hipermetropía (nunca ambas a la vez en el mismo ojo), con o sin astigmatismo.

La labor del óptico-optometrista en la corrección de los defectos refractivos

Sin duda, el óptico-optometrista es el especialista en la obtención y medida de los defectos refractivos. Así, determina el tipo y grado del defecto refractivo realizando un examen visual.

En otras palabras, el óptico-optometrista es el profesional de la salud visual a su servicio.

El óptico-optometrista es el especialista de la visión
El óptico-optometrista, mediante un examen visual, puede obtener el valor de los defectos refractivos del paciente

Según el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, el óptico-optometrista es un profesional sanitario de atención primaria que se encarga del sistema visual funcionalmente inadecuado.

Es, lógicamente, un titulado universitario altamente cualificado, formado y autorizado legalmente para determinar el estado de salud y la valoración funcional del aparato visual.

Entre las principales funciones del óptico-optometrista destacan:

  • Primero, detección precoz de anomalías visuales.
  • Segundo, prescripción y adaptación de lentes oftálmicas, lentes de contacto, prótesis oculares y ayudas de baja visión.
  • Tercero, optimizar las capacidades visuales.
  • Cuarto, entrenamiento y terapia visual para prevenir trastornos visuales, mejorar y potenciar las funciones y capacidades visuales.
  • Además, el óptico-optometrista te aconsejará sobre los productos más idóneos y que mejor se adapten a tus necesidades (sus usos, limpieza e higiene…) y te ayudará a elegir la mejor moda para vestir tus ojos.

Confía en tu óptico-optometrista y recuerda que la adquisición de productos sanitarios (gafas, lentes de contacto…) debe realizarse siempre en establecimientos sanitarios de óptica que garanticen la calidad del producto.

En Óptica Gasset somos especialistas en el cuidado de tu visión y audición. Disponemos, lógicamente, de los aparatos más innovadores para conseguir que el examen de tus ojos para calcular tu defecto refractivo sea “cosa de niños”. Pídenos cita. Llámanos al teléfono 914029672 o rellena nuestro formulario de contacto.

Resumen:
Defectos refractivos en la visión
Nombre del artículo:
Defectos refractivos en la visión
Descripción:
En nuestra visión pueden existir defectos refractivos como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo, que pueden hacer que no alcancemos una correcta agudeza visual. En estos casos, el uso de gafas o lentes de contacto puede compensar dicho defecto refractivo.
Autor:
Publicado por:
Óptica Gasset
Logo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.