Ojo vago: la alteración escondida de la visión

por | septiembre 2, 2019

El ojo bajo, aprende a detectarlo a tiempo.

A continuación te resolvemos algunas dudas que podrías tener en relación con el ojo vago.

Ojo vago o ambliopía
El ojo vago se ha producido si por deprivación de la visión por alguna causa, uno o los dos ojos de un niño no se desarrollan de forma correcta, provocando una disminución de agudeza visual

¿Qué es el ojo vago?

La ambliopía, u ojo vago, es la pérdida parcial de la visión en uno o en los dos ojos, provocada, en la mayoría de los casos, por un defecto en el desarrollo visual durante la infancia.

¿Cuáles son las causas de la aparición del ojo vago?

Inicialmente, en una visión normal, el cerebro combina las imágenes procedentes de ambos ojos dando lugar a una visión única y clara, de forma binocular. En cambio si, por diversos motivos, las imágenes que recibe el cerebro de ambos ojos son diferentes, no prestará atención a una de ellas, en general, a la más borrosa, para no ver doble. De esta forma, esto favorece el desarrollo de la visión de uno solo de los dos ojos, penalizando al otro.

A resultas de esto, puede ocurrir que el desarrollo de la función visual del ojo perjudicado (ojo vago) no se produzca de forma normal, causando dicha ambliopía.

¿Por qué es tan importante la prevención?

En primer lugar, resulta fundamental que la ambliopía se corrija durante los primeros años de vida, porque se ha demostrado que las células cerebrales que se encargan de la visión que no han sido estimuladas durante su desarrollo, no se pueden desarrollar en la madurez.

Por tanto, como ocurre en muchas alteraciones en evolución, cuanto más pronto se detecten y diagnostiquen, antes se podrán corregir y el pronóstico será mejor.

¿Cómo se detecta el ojo vago?

Primeramente, en los casos de los bebés, la ambliopía es difícil de diagnosticar, ya que en muchas ocasiones los pacientes no muestran ningún síntoma de problema visual, aunque lo lógico es que tengan dificultades para seguir con la vista un objeto en movimiento, ladeen normalmente la cara, o, incluso, se pueda percibir en ellos una leve pérdida del alineamiento de ambos ojos, sobre todo cuando están más cansados o nerviosos, o cuando acaban de despertarse, provocando una leve bizquera (estrabismo).

Ambliopía u ojo vago
El ojo vago se produce por falta de desarrollo en uno o los dos ojos durante la infancia. Se resuelve con entrenamiento visual y gafas o lentillas

En cambio, en los niños algo mayores, el ojo vago puede presentar los siguientes síntomas:

  • dolor ocular
  • lagrimeo
  • picor de ojos
  • mareos
  • dolor de cabeza.

¿Cómo se previene la aparición el ojo vago?

La ambliopía puede prevenirse si el niño acude a sus exámenes visuales periódicos a cargo de un especialista de la visión, óptico-optometrista u oftalmólogo, ya que la detección precoz es la clave para su tratamiento. De ahí que, si tu hijo presenta algunos de los síntomas citados anteriormente, te recomendamos que no debes dudar en acudir a la consulta de tu especialista con él para que se le pueda hacer un examen visual que descarte la anomalía del ojo vago.

¿Cuál es el tratamiento del ojo vago?

Inicialmente, el tratamiento del ojo vago variará en función del tipo de ambliopía, aunque, por regla general, cuanto más joven sea el paciente, mejores serán los resultados conseguidos. La solución consiste en entrenar de una manera específica al ojo vago para que logre ver nítidamente a cualquier distancia, como lo hace el otro ojo.

Así, el mejor tratamiento para una ambliopía de tipo funcional es, además de la utilización de lentes compensadoras en gafas o lentes de contacto (lentillas), un programa de entrenamiento visual, con el objetivo de restablecer las capacidades visuales del ojo ambliope con ejercicios específicos, intentando igualarlas a las que posee el ojo normal.

En especial, suelen dar unos resultados espectaculares, los tratamientos de ortoqueratología nocturna (lentillas Ortok). En este post te explicamos algo más sobre las lentillas nocturnas.

Tratado a tiempo, ¿puede recuperarse una visión normal del ojo afectado?

Si la ambliopía se detecta a tiempo, y se aplica el tratamiento adecuado, el niño puede desarrollar una visión normal, y sin secuelas, en la mayoría de los casos.

ambliopía u ojo vago
El ojo vago (ambliopía) es una alteración de la visión que se produce si uno o los dos ojos no se desarrollan correctamente en los primeros años de vida.

Esa es la gran ventaja que tenemos frente al ojo vago. Además, si no se trata en los primeros años de vida (hasta la pubertad) todavía podría conseguirse una buena visión con gafas o lentes de contacto.

Sin embargo, pasados los 10 a 12 años, es posible que la visión del ojo vago no alcance a la visión del ojo normal; lo que se considera, normalmente, como 100 × 100 de visión (también conocida como visión unidad o visión 20/20).

¿Qué tipos de ojo vago existen?

En líneas generales, y atendiendo a la clasificación efectuada por el Colegio Nacional de Ópticos Optometristas, podemos dividir las ambliopías en cinco tipos distintos:

  • Ambliopía estrábica: Es la ambliopía que se produce porque el cerebro no puede utilizar imágenes distorsionadas y confusas provenientes de los dos ojos estrábicos, que no se encuentran perfectamente alineados. Así, la consecuencia es que el cerebro no presta atención a la imagen captada por uno de los dos ojos. En general, éste suele ser el ojo que peor ve, aunque no tiene por qué ser siempre así.
  • Ambliopía refractiva: Este tipo de ojo vago sucede por la percepción de imágenes borrosas en uno solo de los dos ojos como consecuencia de un determinado defecto de refracción mal compensado, como pueden ser la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.
  • Ambliopía por anisometropía: también llamada ambliopía anisometropía, está causada por distinta graduación óptica en cada uno de los dos ojos. Así, el cerebro ante la tesitura de tener que elegir entre dos imágenes distintas que obtiene de cada uno de los dos ojos, tiende a utilizar en la imagen del ojo que funcione mejor y, progresivamente, ir anulando el otro.
El ojo vago se puede corregir de forma fácil durante los primeros años de vida del niño y no suele recidivar.
  • Ambliopía por deprivación visual: Algunas alteraciones visuales, como las cataratas congénitas, o los problemas de los párpados, pueden impedir que uno de los dos ojos se abra por completo y se desarrolle normalmente en el niño, provocando el ojo vago. Este tipo de ambliopía suele detectarse antes que otras, y, sin embargo, el pronóstico que tiene es peor porque la solución, en muchos casos pasa por una intervención quirúrgica que retrasa la alteración.
  • Ambliopía tóxica: Este tipo de ojo vago ocurre como consecuencia del envenenamiento por fármacos, alcohol o consumo de tabaco.

En Óptica Gasset somos especialistas en el cuidado de la visión. Si crees que tu hijo no ve bien, y que puede tener ojo vago, no dudes en concertar una cita rellenando el siguiente formulario de contacto o llámanos por teléfono al + 34914029672 y estaremos encantados de realizarle un completo examen visual. ¡No lo dudes! Tráenos a tu hijo y recuerda que en los casos de ambliopía cuanto antes se detecte, mejor es el pronóstico de recuperación de la visión.

Resumen:
Ojo vago: La alteración escondida de la vista
Nombre del artículo:
Ojo vago: La alteración escondida de la vista
Descripción:
El ojo vago (ambliopía) es una alteración de la visión que se produce si uno o los dos ojos no se desarrollan correctamente en los primeros años de vida.
Autor:
Publicado por:
Óptica Gasset
Logo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *