Visión infantil

por | octubre 17, 2020

La visión infantil debe protegerse al igual que la de los adultos. Aún más, los niños, pueden no haber desarrollado completamente la protección de sus ojos. Así, es mucho más importante extremar las precauciones y la prevención de los ojos de los más pequeños.

La visión infantil, medio para un desarrolo correcto
Una visión infantil correcta implica un examen de sus facultades visuales

Muchas veces escuchamos la frase “mami, me pican los ojos” en boca de los más peques. De hecho, sobre todo ahora en otoño, ciertos agentes externos pueden dañar los ojos vulnerables de los niños. No lo dudes, ayúdales a protegerlos.

Optimicemos la visión infantil

Imaginemos una escena típica en el parque: niños jugando con la arena, pero sin gafas de sol.

Indudablemente, la población está más o menos concienciada de los daños que los rayos solares pueden provocar en la piel. Sin embargo, no lo está tanto de los serios riesgos que corren unos ojos desprotegidos. Sobre todo en los de los pequeñines.

La prevención, por tanto, desde la infancia es fundamental. De hecho, revisiones rutinarias de su vista pueden aumentar el rendimiento de tu hijo.

Es más, no solo porque los ojos infantiles son más vulnerables, sino también porque la exposición a la radiación solar es acumulativa. Así, a la larga pueden padecer diversas enfermedades. Por este motivo, las gafas de sol deben ser un compañero más de juego y de paseo de los niños; sobre todo, cuando los rayos brillan con más fuerza. También, en aquellos ambientes en los que no es posible una protección ideal.

Las gafas no son un juguete.

Sin duda, al igual que las gafas de sol para adultos no son solo un complemento de moda, las de los niños no son un juguete.

Es decir, no todas las gafas de sol para niños que encontramos en el mercado son válidas. De hecho, no hay que conformarse con unas simples lentes transparentes tintadas o con unos cristales de plástico. Muy al contrario, ya que éstos provocan que la pupila se dilate para buscar la luz. Por tanto, dejan pasar aún más rayos nocivos.

Vuelta al Cole
Debemos velar por la mejor visión de los más pequeños de la casa. Cuando empiezan las clases, revisa su visión para descartar problemas en sus ojos que podrían disminuir su rendimiento escolar. En Óptica Gasset te explicamos cómo elegir unas gafas correctamente para tu hijo.

En otras palabras, nuestros pequeños se merecen lo mejor. Así que debemos exigir la máxima calidad:

  • En primer lugar, asegúrate de adquirir sus gafas de sol en un establecimiento sanitario de óptica. Lógicamente, en ella te ofrecemos todas las garantías.
  • Por otro lado, asegúrate que sus gafas de sol llevan la marca “filtro UV” y el indicativo CE.
  • Además, deben indicar la categoría de protección. Los índices tres y cuatro son los mejores cuando hay mucha luz.
  • Por último, si el niño necesita gafas correctoras, se aconseja adaptarlas con un filtro ultravioleta.

Visión infantil y lentes de contacto. ¿Cuándo poner lentillas al niño?

Precisamente, cuando se acerca la adolescencia, los niños comienzan a preocuparse más por su aspecto físico. Por ello, muchos de ellos se plantean cambiar sus gafas por lentes de contacto.

Éstas, sin lugar a dudas, requieren un cuidado especial y una limpieza correcta. Por lo tanto, el niño debe conocer y seguir las recomendaciones del óptico-optometrista.

A partir de los 11 años, aproximadamente, los niños son conscientes de la responsabilidad que tienen para con su visión.

Protección cuanto antes. Revisa la visión de tus hijos

Inicialmente, tanto los rayos ultravioletas como los infrarrojos provocan problemas en los ojos. De hecho, estos pueden ser más graves en el caso de los niños, porque son más sensibles.

Por un lado, los infrarrojos pueden alterar de forma rápida la retina.

Las revisiones de la vista son necesarias en los niños
Una revisión visual de tu hijo hará que su rendimiento en el colegio sea óptimo

Sin embargo, los rayos UVA has provocan daños que tardan más en aparecer. Así, las principales patologías asociadas a este tipo de radiación son las cataratas o la degeneración de la retina en la edad adulta.

Indudablemente, los ojos de los más pequeños son más vulnerables porque:

  • En primer lugar, porque su cristalino apenas filtra los rayos del sol. De hecho, antes de los 10 años deja de pasar casi el 70 % de los rayos UVA.
  • Además, la pupila está más dilatada que en el caso de los adultos, por lo que deja pasar fácilmente más luz.
  • Por último, la pigmentación del ojo actúa como barrera de protección, y se va oscureciendo con el paso de los años. Por eso, los niños (especialmente los rubios y de ojos claros) están más expuestos a los agentes adversos.

Visión infantil: no es una cosa de niños

Para aclarar, la exposición directa al sol, el uso excesivo del ordenador o videojuegos, o el esfuerzo que realizan a la hora de estudiar son los principales causantes de que los niños desarrollen problemas en la vista.

De hecho, algunas anomalías que ya existen desde el nacimiento no se manifiestan hasta transcurrido un tiempo.

Por ello, los especialistas en salud visual no recuerdan que, aunque ciertos problemas no se pueden corregir, sí se pueden controlar y compensar. Eso sí, siempre que se detecten a tiempo.

En otras palabras, observar la reacción del niño es fundamental para detectar un posible problema de la de visión.

Precisamente, las anomalías visuales más frecuentes en los niños son:

  • En primer lugar, la miopía. Esta anomalía se caracteriza porque el niño no ve bien los objetos que están de lejos y aprietan los ojos como si se concentrasen.
  • En segundo lugar, el astigmatismo. Como resultado, este problema de nacimiento provoca una visión deformada de los objetos. Así, sus síntomas son dolores de cabeza, ojo rojo, sensación de arenilla o intolerancia a la luz, entre otros.
  • Seguidamente, la hipermetropía, que es la anomalía contraria a la miopía. En este caso, el sobreesfuerzo visual derivado de del uso de la acomodación puede generar sintomatología de cansancio y dolores de cabeza. Si la hipermetropía es elevada, la visión será borrosa tanto en visión lejana como en visión próxima.
Algunas alteraciones de la vista aparecen en la infancia
  • En cuarto lugar, el ojo vago. La ambliopía u ojo vago es la pérdida parcial de la visión en uno o ambos ojos, irreversible si se llega a la adolescencia. Por ello, para corregirlo lo importante es detectarlo a tiempo. En otras palabras, la edad perfecta para conseguir resultados óptimos con el tratamiento es en niños de entre cinco y siete años.
  • Por último, el estrabismo. En este caso, el niño desvía los ojos, que miran en direcciones diferentes. Se recomienda hacer las correcciones oportunas entre los seis y los ocho años, siempre que no haya patologías subyacentes.
revisión escolar de la vista
Las anomalías visuales como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo, etc. dificultan la visión e impiden un correcto aprendizaje por parte de los niños en edad escolar. Revisa sus ojos.

Por otra parte, a su vez, los rayos de sol pueden provocar ciertos problemas en los niños. Indudablemente, estos problemas pueden manifestarse, también, en la edad adulta. Así, tendremos edemas, eritema en los párpados, cataratas, conjuntivitis o degeneración es macular asociada a la edad (DMAE).

Cuida la visión de tu hijo desde la infancia
¿Cuándo debo hacer una revisión de mi hijo para confirmar una correcta visión infantil?

La precocidad es nuestra aliada a la hora de corregir algunas de las anomalías de la vista. Indudablemente, se pueden destacar cuatro etapas en la vida de un niño en las que resulta fundamental acudir al especialista de la visión:
– Primero, debe existir una revisión al nacer. Para aclarar, esta revisión simple nos permitirá, en este momento, detectar, evaluar y descartar diferentes problemas congénitos.
– Segundo, se debe llevar a cabo una revisión entre los seis meses y los dos años de vida, porque es cuando se valúa el desarrollo de la visión binocular. Es decir, la coordinación existente entre ambos ojos.
– Tercero, en la etapa que va de los dos a los cinco años, que es cuando se desarrolla el sistema visual. Por eso, es tan importante que a esta edad se vuelva a realizar una exploración. Se evaluará, así, la agudeza visual y su evolución.
– Cuarto, una vez el niño ha comenzado a ir al colegio. Así, los controles deben ser anuales porque es cuando se comienza forzar la vista para realizar diferentes actividades.
Y recuerda, en la etapa del vuelta al cole es una buena época para revisar su visión.
La visión infantil es imprescindible para un correcto desarrollo

En Óptica Gasset somos especialistas en la visión infantil. Si crees que tu hijo no ve bien, o si simplemente necesitas que le hagamos un chequeo. No dudes en pedirnos cita llamando al teléfono 914 029 672 o rellena nuestro formulario de contacto.

Resumen:
Visión infantil
Nombre del artículo:
Visión infantil
Descripción:
La visión infantil correcta requiere de unas revisiones de la salud ocular de tus hijos. En determinadas épocas de su vida, revisa su visión.
Autor:
Publicado por:
Óptica Gasset
Logo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.