Estrabismo: Una alteración de la visión binocular

por | octubre 31, 2019

El estrabismo es uno de los defectos oculares más frecuentes en la infancia. De hecho, las alteraciones visuales binoculares son las anomalías visuales más comunes después de los defectos de refracción, como son la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo, y, en muchos casos van unidos a ellos. Sin embargo la mayoría de los estrabismos tienen solución si se tratan a tiempo.

Estrabismo endotropia
Un estrabismo puede producirse porque el ojo no dominante se desvía hacia arriba (hipertropia), hacia abajo (hipotropia), hacia dentro (endotropia) o hacia fuera (exotropia).

¿Qué es el estrabismo?

Inicialmente, el estrabismo es una anomalía de la visión binocular consistente en la pérdida del paralelismo de ambos ojos, que no miran al mismo punto. Así, uno de los ojos, el llamado dominante, dirige la mirada al objeto al que el paciente fija, mientras que el otro se desvía en otra dirección distinta (hacia dentro, hacia fuera, hacia arriba o hacia abajo).

Además, según algunos estudios, alrededor del 5 % de los niños padece estrabismo en mayor o menor grado. Por ello, el ser «bizco» se puede considerar que tiene un componente hereditario.

¿Cómo se manifiesta el estrabismo?

Originalmente, la desviación de uno de los ojos o de ambos puede ser muy llamativa, pero también existen casos en los que la desviación es lo suficientemente pequeña para pasar desapercibida, y, si no nos fijamos, no se aprecia directamente y hay que realizar ciertas pruebas para comprobar su existencia.

Además, existen algunas alteraciones de la visión binocular que sólo se manifiestan en determinadas condiciones, como por ejemplo, cuando el paciente está cansado o si está distraído, o cuando está enfocando un objeto en una determinada posición de mirada (posiciones extremas de mirada).

No obstante, este tipo de estrabismo compensado, también denominado foria, pasa en ocasiones desapercibido, pero puede originar los mismos problemas de visión que las grandes desviaciones.

¿Cómo se produce una desviación que genera un estrabismo?

En primer lugar, debemos conocer que los globos oculares están unidos a seis músculos externos que permiten los movimientos hacia las diferentes direcciones. Así, en cada ojo disponemos de cuatro músculos rectos (superior, inferior, recto medio y recto lateral) y dos músculos oblicuos (oblicuo superior e inferior). Precisamente, a estos músculos se les denominan músculos extraoculares, por estar insertados en la parte externa del globo ocular, y en una inserción medial dentro de la órbita ocular. Así, tras recibir órdenes de movimiento de nuestro cerebro, proceden a su función de forma directa y simultánea actuando como un sistema de poleas en ambos ojos, de tal manera que se dirigen de una manera coordinada hacia aquel objeto que se desea mirar.

músculos extraoculares
En los estrabismos o tropias, los músculos extraoculares no trabajan de forma coordinada, provocando la desviación

Sin embargo, el estrabismo se produce cuando ese sistema mecánico funciona de manera incorrecta, lo que hace que los ojos no trabajen de forma armónica y simultánea, desviándose hacia dentro (endotropia) hacia fuera (exotropia), hacia arriba (hipertropia) hacia abajo (hipotropia) o de formas combinadas.

¿Cuándo puede comenzar un estrabismo?

En la mayoría de las ocasiones, los estrabismos se hacen evidentes en los primeros años de vida. Por un lado, los bebés en el primer momento no poseen una visión nítida ni de forma monocular (con cada uno de los ojos por separado) ni de forma binocular. Al contrario, estas son unas capacidades que irán adquiriendo a lo largo de su normal desarrollo físico.

Por ello, los recién nacidos no pueden ser considerados estrábicos, y no es hasta que no tienen seis o siete meses cuando se puede empezar a considerar que la alineación de los ejes visuales no es correcta. Así, y una vez alcanzada esta edad, si perduran los signos del estrabismo, se puede acudir a una especialista de la visión para controlar su evolución y cuantía.

¿Cuáles son las causas del estrabismo?

La mayoría de los casos de estrabismo en niños tienen una causa desconocida, y, en más de la mitad de los bebés se presenta al nacimiento o poco después de nacer (los denominados estrabismos congénitos). Así, se consideran como principales desencadenantes de la aparición del estrabismo el desequilibrio de los músculos que controlan los movimientos oculares y las alteraciones ópticas refractivas, como una alta hipermetropía. Por otra parte, los hermanos y los hijos de una persona con estrabismo son los que tienen mayores probabilidades de su desarrollo.

Estrabismo o bizquera, una alteración de la visión binocular
El estrabismo consiste en una alteración de los ejes visuales de los ojos, de forma que no convergen en el objeto de mirada, sino que uno de ellos (dominante) se encarga de fijar, mientras que el otro (no dominante) está desviado

Además, el estrabismo puede estar causado por:

  • En primer lugar, el mal funcionamiento de uno de los dos ojos.
  • En segundo lugar, un desempeño deficiente de los músculos extra-oculares (comúnmente denominado estrabismo paralítico).
  • Además, pueden resultar del esfuerzo que tiene que realizar el niño hipermétrope para enfocar un objeto próximo (estrabismo acomodativo).
  • Por último, son resultado de la contracción o acortamiento excesivo de los músculos oculares como consecuencia de un periodo de tensión nerviosa, sobre todo en periodos de crecimiento (estrabismo ocasional).

¿Qué tipos de estrabismos existen?

A continuación te exponemos los distintos tipos de tropias o estrabismos que existen:

  • Primeramente, estrabismo convergente: el ojo no dominante se desvía hacia dentro, mientras que el ojo dominante se encarga del enfoque y el centrado del objeto al que se mira.
  • En segundo lugar, estrabismo divergente: cuando el ojo no dominante se desvía hacia fuera.
  • Además, estrabismo vertical: en este caso el ojo que no domina se desvía hacia arriba o hacia abajo (hablaremos entonces de hipertropia o hipotropia).
  • Por último, estrabismo intermitente: es aquel que no está presente todo el tiempo, sino que aparece exclusivamente en algunas ocasiones, como cuando el paciente está cansado, o bajo de defensas, o en ocasiones en las que existe más nerviosismos o intranquilidad.

¿Cuáles son sus consecuencias?

Por un lado, si el estrabismo no es tratado antes de los siete u ocho años de edad, el ojo que permanece desviado, aunque sea de forma intermitente, no podrá recibir la imagen correcta en el lugar apropiado de la retina. En otras palabras, esta anormalidad ocasionará una disminución en la calidad visual que recibe el ojo no dominante, que terminará por desencadenar la denominada ambliopía estrábica, u ojo vago secundario a un estrabismo, y, consecuentemente, producirá una deficiencia en la visión binocular, en el cálculo de las distancias y en la percepción de la profundidad.

Por otra parte, el tratamiento, en sus distintos componentes, suele dar unos resultados muy favorables; mejores cuanto antes se empieza dicho tratamiento.

¿Pueden prevenirse los estrabismos?

Inicialmente, el estrabismo como tal no puede prevenirse, aunque puede esperarse su aparición si se dan las condiciones propicias, por ejemplo. Por ello, es extremadamente importante la realización de las revisiones oculares en los primeros días de vida y en los primeros años días. De esta forma, y en caso de que se sospeche su posible aparición, aunque sea de forma intermitente, pueden aplicarse tratamientos que evitar su progresión  posterior, mejorando así el pronóstico del resultado.

Pídenos cita
Si crees que no ves bien, o si necesitas una revisión, pídenos cita en este link

¿Cuál tratamiento del estrabismo?

El tratamiento, siempre dirigido por un especialista en la visión, depende del tipo de estrabismo, aunque, en líneas generales, presenta los siguientes objetivos:

  • Primeramente, evitar la ambliopía (ojo vago), para lo que se prescribirá una corrección óptica que compense el efecto refractivo, si lo hubiere, además de otras metidas como parches oclusores, filtros penalizadores o un programa de entrenamiento visual.
  • Por otra parte, alinear los ojos: algunos estrabismos asociados a hipermetropía pueden corregirse parcial o totalmente con lentes oftálmicas y lentes de contacto, pero lo más frecuente es que el tratamiento pase por una cirugía de los músculos que permita la alineación ocular.
  • Por último, restaurar la visión binocular: Así, esto se logra con los tratamientos anteriores, pues al obtener el alineamiento y una visión similar en ambos ojos se puede alcanzar una visión binocular muy cercana a la normal. Si bien, es frecuente que en muchos casos se necesite realizar terapia de entrenamiento y rehabilitación visual.
Estrabismo: alteración de la visión binocular
El estrabismo se manifiesta como una pérdida del alineamiento de los ejes visuales, provocando que un ojo (director) fije sobre el objeto a mirar, mientras que el otro (no director) tiene un eje visual desviado.

En Óptica Gasset somos especialistas en el cuidado de la visión de los niños. Así, si crees que tu hijo no ve bien, y que puede padecer estrabismo, no dudes en concertar una cita con nosotros en el teléfono + 34914029672 o rellenando el siguiente formulario de contacto.

Pídenos cita
Si crees que no ves bien, o si necesitas una revisión, pídenos cita en este link

https://comprarlentillas.online

Resumen:
Estrabismo: Alteración de la visión binocular
Nombre del artículo:
Estrabismo: Alteración de la visión binocular
Descripción:
El estrabismo consiste en el desalineamiento de los ejes visuales. Si no se corrige a tiempo provoca una ambliopía (ojo vago) del ojo desviado (no dominante).
Autor:
Publicado por:
Óptica Gasset
Logo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *