Síndrome visual informático

por | agosto 7, 2019

El síndrome visual informático, también conocido por sus siglas, SVI, es una afección que está volviéndose cada vez más frecuente en nuestros días.

Síndrome Visual Informático
El síndrome visual informático es un problema para aquellas personas que pasan muchas horas frente a dispositivos electrónicos.

Así, el trabajar de forma frecuente con el ordenador, unido a que pasamos muchas horas frente a dispositivos electrónicos, como teléfonos móviles o tabletas, hace que el síndrome visual aparezca.

Además, estamos más acostumbrados a un consumo constante de información, y, sin lugar a dudas, también a un aumento de la luminosidad de las pantallas y a una mala higiene postural. Por otra parte, a lo anterior se une una falta de descansos en nuestras tareas del día a día.

Por todo lo anterior, el número de casos de síndrome visual informático haya aumentado en los últimos años de forma abrumadora.

Síntomas y signos del Síndrome Visual Informático

En primer lugar, entre los síntomas más frecuentes que podemos encontrar con el Síndrome Visual del Ordenador se encuentran problemas visuales y astenopéicos. Así, los pacientes se quejan fundamentalmente de mala visión, y problemas de escozor, picor, dolores de cabeza, etc.

Además, en estos casos, el óptico-optometrista es determinante para prevenir y diagnosticar así como para revertir esta afección.

Causas del Síndrome de Visión Informático

En primer lugar, el mirar la televisión durante varias horas al día, o utilizar el ordenador de sobremesa, o el portátil y la pantalla de las tabletas, o el teléfono móvil, unido a las (en la mayoría de los casos más de) ocho horas de trabajo ocular en visión próxima, hacen que pueda aparecer el síndrome visual informático.

Síndrome Visual del Ordenador
El SVI es una afección que ocurre en aquellas personas que pasan muchas horas delante de pantallas

Así, a día de hoy existen muchas tareas que realizamos con dispositivos electrónicos como son mirar el correo electrónico, buscar información para hacer los deberes, ver y utilizar redes sociales, etc.

Asimismo, resulta imposible realizar muchas tareas de nuestro día a día sin utilizar las nuevas tecnologías.

Precisamente, el problema sobreviene cuando se produce un abuso de las mismas. Así, sin darnos cuenta, y de forma automática, utilizamos de forma excesiva las pantallas trans-iluminadas. De esta forma, y unido a la sequedad ambiental que reina en la mayoría de las oficinas, así como a una menor frecuencia de parpadeo, se genera un mayor cansancio en nuestra vista.

Evolución del Síndrome de Visual Informático

Al ser un síndrome, y según explica la Academia Americana de Optometría, estamos ante un conjunto de signos y síntomas oculares y visuales que, a largo plazo, pueden disminuir la calidad de vida de quienes lo padecen pues deterioran su sistema visual.

Igualmente, entre los principales síntomas se encuentran el picor, enrojecimiento ocular, la visión borrosa, la fatiga visual, la sensibilidad a la luz, la sequedad ocular, los dolores de cabeza (cefaleas), y los dolores de cuello y tortícolis y de hombros.

Síntomas molestos, aunque no peligrosos

De hecho, estos síntomas pueden ser muy molestos e incapacitantes, por lo que afectan enormemente en el día a día del paciente.

Síndrome Visual Informático
El síndrome visual informático engloba un conjunto de signos y síntomas que padecen aquellas personas que pasan muchas horas al día delante de pantallas y otros dispositivos electrónicos.

Además, en caso de que exista una graduación visual previa de  hipermetropía, astigmatismo o presbicia (vista cansada), así como si existe anisometropía (diferencia de graduación entre ambos ojos) la sintomatología se experimenta con mucho antes, siendo además, sus ciclos mucho más agresivos y duraderos.

Igualmente, aunque no existe un consenso sobre el número de pacientes afectados por esta afección, se calcula que su prevalencia se encuentra entre el 80 y el 90 % de las personas que utilizan de forma habitual pantallas de visualización de datos.

Empero, cualquier persona que utiliza dispositivos electrónicos de forma continuada, más de cuatro horas seguidas al día, puede tener problemas de síndrome visual informático.

Luz azul en las pantallas digitales
Protección frente a la luz nociva de las pantallas digitales

Pero también hay estudios que dicen que un exceso de la luz azul que emiten dispositivos electrónicos, al ser más energética, puede producir una aparición temprana del síndrome visual informático, así como otras patologías en la retina.

En este post te explicamos más sobre la luz azul y la vista.

¿Cómo solucionar el síndrome visual informático?

En primer lugar, es comúnmente reconocido que utilizando unas medidas higiénicas mínimas, como pueden ser la postura, el descanso, la distancia a la que tenemos los dispositivos electrónicos, etc., podemos conseguir minimizar incluso eliminar la sintomatología.

Así, muchos especialistas consideran, que el eliminar este tipo de causas y factores que nos predisponen a padecer el síndrome, él solo remite, de forma espontánea.

Humedad relativa del aire en la oficina y en casa

Además, debemos actuar sobre los posibles factores externos ambientales que pueden favorecer la aparición del síndrome visual informático. Es recomendable trabajar en ambientes saneados, sin polvo, y con un nivel de humedad relativa entre el 45-60 % en verano y entre el 40-50% en invierno. Por otra parte, la velocidad del aire debe ser menor a 0,2 metros por segundo.

Eliminar reflejos y conseguir una postura ergonómica

De esta forma, si conseguimos un ambiente agradable y salubre, disminuiremos necesidad de lubricación que hemos de poner en nuestros ojos, y esto redunda directamente en el cansancio.

Por otra parte, si nos aseguramos de que no existen reflejos en los dispositivos electrónicos minimizaremos la necesidad de poner en marcha la fuerza de acomodación de nuestros ojos. Justamente, ésta se activa mediante la musculatura extrínseca de los ojos.

Síndrome visual informático: Un conjunto de síntomas y signos

Igualmente, debemos ser conscientes de que el síndrome visual informático no es algo que afecta exclusivamente a los ojos. Además, una falta en la comodidad de nuestro puesto de trabajo también pasa factura sobre nuestra espalda, hombros, cuello, etcétera, y, en general, sobre el esquema corporal.

Así, es frecuente encontrar asociados problemas tales como la lumbalgia y el tortícolis. En otros casos, también pueden aparecer tics en los ojos, también conocidos como blefarospasmos.

 ¡Si no estás cómodo en una postura, cámbiala!

Precisamente, una mala postura genera una visión forzada. Igualmente, resulta decisivo ser consciente de los síntomas que provocan esta mala visión. Por eso, es importante advertir a los usuarios de que si no están cómodos con una postura, es necesario romper la concentración en la tarea, parpadear, cambiar de actividad durante un rato es decir, descansar.

Sé consciente de tu distancia de trabajo

Además, es imprescindible ser consciente de la distancia de trabajo y del control de tamaño y tipo de lectura. Así, esto es, si cabe, más importante en niños, pues pueden padecer el síndrome de visión informática y no saber expresar lo que sienten, disminuyendo con ello su rendimiento escolar.

Regla 20/20/20

Igualmente, los descansos programados son algo en lo que coinciden todos los expertos para disminuir el riesgo de padecer el síndrome o para conseguir que los síntomas no se agraven.

Síndrome Visual del Ordenador
El síndrome visual informático es una afección que sobreviene a personas que pasan muchas horas delante de ordenadores, con televisión y otros dispositivos electrónicos

En ese sentido, se aconseja que los usuarios de cualquier pantalla hagan descansos habituales siguiendo la norma 20/20/20. Esto es: cada 20 minutos, se debe descansar 20 segundos enfocando un objeto situado a una distancia de 20 pies (6 m aproximadamente).

Por otra parte, cuando se trabaja de forma prolongada con el ordenador, es importante aplicar otros consejos relacionados con la iluminación, evitando, en la medida de lo posible, los reflejos de las pantallas y ajustando la configuración de las mismas. Así, se recomienda que se disminuya en la medida de lo posible el brillo, aumentando el contraste.

Además, el monitor debe estar situado por debajo de nuestros ojos. Así, se recomienda que la altura del borde superior de la pantalla esté situada ligeramente por debajo de nuestra línea de mirada.

… Y no olvidarnos de parpadear

Por último, y para prevenir en su recaída, debemos concienciarnos de que el parpadeo debe realizarse de forma voluntaria. De esta forma, es imprescindible que el paciente sea consciente de cuándo parpadea. Además, este parpadeo debe ser frecuente (cada 4 segundos como mínimo) y completo (debe notar que ambos párpados se tocan al final del parpadeo).

En Óptica Gasset somos especialistas en el cuidado de tu visión. Si tienes síntomas de Síndrome Visual Informático, pídenos cita y rellena nuestro formulario de contacto, o llámanos por teléfono al +34914029672. Así, te realizaremos un completo examen visual y valoraremos el riesgo que tienes de padecer este molesto Síndrome.

Resumen:
Síndrome Visual Informático
Nombre del artículo:
Síndrome Visual Informático
Descripción:
El síndrome visual informático engloba un conjunto de signos y síntomas que padecen aquellas personas que pasan muchas horas al día delante de pantallas y otros dispositivos electrónicos.
Autor:
Publicado por:
Óptica Gasset
Logo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *